Cardo Mariano Información y usos medicinales

Qué Es El Cardo Mariano

El cardo mariano es una planta perteneciente a la familia de los cardos, la cual se caracteriza por su largo tallo, que puede llegar a medir hasta casi 2 metros, y una cabezuela muy parecida a la de las alcachofas donde destacan sus llamativas flores color púrpura. Más allá de su agresivo aspecto exterior, el cardo mariano es una planta cuyas propiedades benéficas se conocen desde hace miles de años, lo que la ha llevado a ser una presencia habitual en los manuales de medicina natural.

En concreto, sus semillas han sido ampliamente elogiadas, ya que de ellas se obtienen dos sustancias muy beneficiosas para tratar ciertas enfermedades y afecciones. Por un lado está la silimarina, usada para tratar dolencias relacionadas con el hígado, y por otro la silibinina, cuyas propiedades sirven para contrarrestar las intoxicaciones por ingesta de ciertas amanitas como la phalloides o la muscaria.

Entrando en más destalle sobre los posibles usos del cardo mariano, hay que destacar sobre todo su relación con el hígado. Este órgano es muchas ocasiones se ve afectado de forma negativa por la ingesta de algunos medicamentos. La silimarina contenida en el cardo mariano juega en estos casos un papel fundamental, pues actúa como protección del órgano, ayudándole en la regeneración del tejido dañado y filtrando las sustancias nocivas.

Este efecto protector sobre el hígado se extrapola también en el tratamiento de ciertas dolencias como la cirrosis o la hepatitis. De igual modo, muchos expertos en medicina alternativa recomiendan la ingesta de extracto de silimarina a personas en tratamiento de quimioterapia, pues resulta muy agresivo para el hígado pudiendo dañarlo de forma irreversible.

Por otra parte, otro de los usos tradicionales del cardo mariano es para fomentar la formación de orina. Debido a sus cualidades diuréticas es muy recomendable la ingesta de extracto de silimarina en el caso de personas que sufren retención de líquidos o tienen el ácido úrico excesivamente elevado.

Finalmente, también las hojas del cardo mariano tienen un uso terapéutico. Tomadas en infusión resultan un magnífico antioxidante, permitiendo eliminar los temidos radicales libres de nuestro organismo.

Propiedades Del Cardo Mariano

Propiedades-Del-Cardo-Mariano

El Cardo Mariano es una planta asombrosa. A pesar de que sus beneficios para la salud son conocidos desde mucho tiempo atrás, no dejan de descubrirse nuevas propiedades que refuerzan la teoría de que consumir cardo mariano es una forma de medicina preventiva de las más completas que existen.

Su capacidad protectora del hígado y la vesícula están ampliamente documentadas. Su acción antioxidante lo convierte en un elemento que ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento.

Protege el sistema cardiovascular, facilitando la circulación y coadyuvando a la reducción de la presión sanguínea, aliviando problemas relacionados con la menstruación y mejorando los niveles de azúcar en sangre, lo que tiene impacto sobre el colesterol malo y los triglicéridos, así como sobre la diabetes. También reduce los posibles excesos de hierro que puedan existir.

Su uso se ha mostrado como un remedio eficaz frente a un buen número de enfermedades y molestias. Así, produce una mejora en los síntomas de la gripe y los resfriados comunes, reduce la intensidad de los dolores de cabeza, baja la fiebre, e incluso se sugiere que en casos de cáncer que esté siendo tratado con algún tipo de medicación, puede potenciar la acción de ésta y aumentar su eficacia.

En el ámbito del deporte también se le han encontrado utilidades. Por un lado, ayuda a eliminar toxinas, mientras que por otro, reduce los efectos de la fatiga y los mareos que pueden producirse ante sobreesfuerzos.

Al margen de esto, se le han encontrado propiedades beneficiosas para combatir la cistitis, tratar las hemorroides, combatir la acidez de estómago, el asma, las dolencias pancreáticas y la próstata.

Todo un conjunto de beneficios que hacen del consumo de cardo mariano una forma de mantener un mejor nivel de salud.

Pero además, estudios recientes sugieren que, junto a este arsenal de acciones beneficiosas para la salud, el cardo mariano puede estar relacionado con la pérdida de peso. Y es esta última propiedad la que ha terminado por convencer a muchas personas de incorporarlo a sus hábitos alimenticios.

Ya sea por estética o por salud, el cardo mariano parece una excelente elección.

Beneficios Del Cardo Mariano

Beneficios-Del-Cardo-Mariano

El cardo mariano es una de las denominaciones que recibe el popularmente llamado cardo borriquero. Esta planta, muy común en toda España, destaca no sólo por su peculiar aspecto y gran altura, sino que sus raíces, hojas y semillas presentan una amplia serie de beneficios para el organismo.

Así, medicinalmente, el cardo mariano destaca por ser una planta muy beneficiosa para el hígado, ya que uno de los componentes que se encuentran en sus semillas, la silimarina, mejora la protección de este órgano ayudando a la creación de nuevos tejidos.

Por otro lado, diversos estudios médicos demuestran que el cardo mariano fomenta hasta en un 35% la producción del glutation en el estómago y los intestinos además de en el hígado. El glutation es una sustancia que permite eliminar toxinas de las células a la vez que fortalece sus membranas, de forma que impide que las toxinas lleguen a penetrar en ellas.

Siguiendo con esta lista de beneficios, el cardo mariano destaca también por tratarse de un excelente antioxidante natural, permitiendo eliminar los radicales libres de nuestro organismo al mismo tiempo que favorece la acción de otros antioxidantes.

Además, los análisis llevados a cabo más recientemente y siguiendo las técnicas más modernas parecen mostrar que la ingesta de cardo mariano es muy beneficiosa en la lucha contra el cáncer, pues si bien no elimina las células cancerígenas, sí que ayuda a que no tengan un compartimiento agresivo y se comporten como células normales.

Relacionado con esto, el cardo mariano está ampliamente recomendado para las personas en quimioterapia, ya que algunos de los medicamentos usados en este tratamiento pueden tener efectos devastadores sobre el hígado, causando daños completamente irreparables. El cardo mariano, con su efecto protector, ayuda a que el cuerpo asimile estos medicamentos y evita que se acumulen en el torrente sanguíneo causando serios problemas.

Todos estos beneficios del cardo mariano y muchos más ya eran conocidos hace siglos, pero es ahora, cuando al saber popular se suman las últimas técnicas de investigación médica, que podemos saber cuán positiva puede ser esta planta para el organismo humano.

Cómo Tomar El Cardo Mariano

Cómo-Tomar-El-Cardo-Mariano

El cardo mariano es una planta con múltiples propiedades beneficiosas para el organismo y pese a que su uso ha sido ampliamente documentado por la medicina tradicional, muchas personas no tienen claro cómo tomar cardo mariano.

Para evitar posibles errores que puedan llegar incluso a contrarrestar sus efectos positivos, a continuación se explicará cómo debe tomarse, siguiendo las indicaciones que recomiendan la mayoría de profesionales y expertos en la materia.

Por norma general, lo ideal es consumir cada día aproximadamente 420 miligramos de cardo mariano, lo que traducido al formato de cápsulas equivale a tomar tres comprimidos diarios de unos 140 miligramos. Estas dosis son las recomendadas para personas con problemas crónicos de hígado o que sufren alguna enfermedad que puede llegar a generar estos problemas, como ocurre en el caso de la cirrosis.

Cuando a quien se le administra es una persona sana, la posología recomendada es inferior, unos 280 miligramos al día.

Cuando se pretende consumir el cardo mariano de una forma tradicional, es decir, mediante infusiones, la posología varía notablemente, puesto que las cápsulas presentan un contenido concentrado.

Así, lo más recomendable es beber cada día tres tazas de cardo mariano en infusión, aunque también puede empezarse con una cantidad menor hasta conseguir que el cuerpo se acostumbre al cardo mariano e ir aumentando progresivamente la cantidad.

Los efectos del cardo mariano no se hacen notar inmediatamente, sino que se trata de un proceso gradual, en el que la mejora se presenta sólo si el consumo se lleva a cabo de forma constante en el tiempo.

Para comprar cardo mariano, tanto si se trata de cápsulas como de los preparados para infusiones, lo mejor es dirigirse a una herboristería o tienda especializada en este tipo de productos, aunque comienza a ser cada vez más habitual encontrarlo en otro tipo de establecimientos como grandes superficies, parafarmacias o tiendas de dietética.

En cualquier caso, antes de tomar cardo mariano siempre conviene consultar con un especialista que nos informe de las posibles contraindicaciones y efectos adversos que puedan existir en nuestro caso particular.

Para qué sirve el cardo mariano

Para-qué-sirve-el-cardo-mariano

El cardo mariano es una planta que ha estado presente en nuestra cultura desde hace cientos de años. Con una amplia distribución por toda España, el cardo mariano destaca por su singular aspecto. Se trata de una planta de llamativas flores y considerable altura, que posee múltiples aplicaciones en la medicina tradicional, y cuyos efectos beneficiosos para el organismo han sido destacados en documentos que se remontan a tiempos de la era romana.

La principal aplicación médica del cardo mariano es como protector del hígado, pues uno de los componentes que se encuentra en sus semillas, la silimarina, se ha mostrado tremendamente eficaz en la regeneración de tejidos y en la protección de este órgano frente a enfermedades hepáticas.

Pero sus efectos beneficiosos no se limitan sólo al hígado, sino que diversos estudios médicos han demostrado que el cardo mariano también sirve para tratar problemas estomacales e intestinales, incrementando en un 35% la creación de glutatión, una sustancia que entre sus múltiples cualidades tiene la de eliminar toxinas de las células fortaleciendo sus membranas protectoras.

A ello cabe añadir sus excelentes cualidades anti envejecimiento, ya que favorece la eliminación de radicales libres a la vez que refuerza la acción de otros agentes antioxidantes.

Todas estas cualidades se conocían desde la antigüedad y han sido ampliamente explotadas en la medicina tradicional, pero ha sido recientemente, tras aplicar novedosas técnicas de investigación al estudio del los efectos del cardo mariano, cuando se han descubierto otra serie de cualidades desconocidas anteriormente. Entre ellas destacan los beneficios registrados en pacientes que luchan contra el cáncer, ya que si bien no elimina células cancerígenas del organismo, sí que amortigua su comportamiento agresivo, consiguiendo que actúen como células normales.

Existe al respecto un consenso generalizado en cuanto a los beneficios de tomar cardo mariano entre aquellas personas que siguen un tratamiento de quimioterapia puesto que gracias a su efecto protector, se facilita la asimilación de medicamentos muy potentes y se evita que puedan surgir problemas mayores.

Gracias a todo ello el cardo mariano es una de las plantas que más beneficios reporta para el organismo humano, ocupando un lugar muy destacado en la lista de plantas medicinales.

Usos Del Cardo Mariano

Usos-Del-Cardo-Mariano

Las beneficiosas propiedades del cardo mariano han llevado que ésta sea una de las plantas más demandadas de la medicina alternativa. No hay que olvidar que el cardo mariano tiene un efecto antioxidante 10 veces mayor que el de la vitamina E, actúa como antihemorrágico y tiene cualidades laxantes.

Entre los usos del cardo mariano más comunes cabe destacarse su utilización para la prevención de enfermedades hepáticas, así como para la estimulación de células regeneradoras tanto en hígado como estómago e intestinos. Por lo tanto, es muy frecuente que en pacientes que sufren insuficiencia hepática, cirrosis y hepatitis se recomiende consumirlo.

Otras aplicaciones, tal vez menos conocidas son su uso para recuperarse del catarros o eliminar el dolor de cabeza, y también resulta muy efectivo en la lucha contra el envejecimiento gracias a su poder antioxidante, por lo que no es extraño que el cardo mariano esté incluido en terapias anti-aging.

Pocas plantas pueden hacer gala de un espectro tan amplio de usos como el cardo mariano. La medicina natural ha aprovechado durante siglos sus beneficios en el tratamiento de innumerables dolencias, pasando de generación en generación como remedio para trastornos tan variados y heterogéneos como la cistitis, los mareos, o las hemorroides.

Sin embargo todos estos usos y aplicaciones no sólo provienen del saber popular, sino que gracias a modernas técnicas de investigación se ha podido comprobar su eficacia, añadiendo además nuevas aplicaciones a los efectos de esta planta como por ejemplo sus beneficios en el tratamiento de enfermos de cáncer que están siendo sometidos a quimioterapia.

Las maneras de consumir el cardo mariano son múltiples, pudiendo elegirse entre tomar capsulas con su extracto, realizar un aceite infusionado con las semillas de la planta o beber una infusión preparada usando una cucharadita de esencia de cardo mariano por cada taza de agua.

Cardo Mariano Para Adelgazar

Cardo Mariano Para Adelgazar

Las propiedades medicinales del cardo mariano son conocidas desde hace siglos, pero no ha sido hasta hace relativamente poco tiempo, cuando se han empezado a realizar rigurosos estudios que arrojan luz acerca de todos sus efectos, y que permiten conocer realmente todas las posibilidades que esconde esta planta.

Entre las ventajas que presenta el cardo mariano se encuentran su poder diurético, su efecto laxante, su acción protectora sobre el hígado o su condición de antihemorrágico. Todo ello unido a que no se le conocen efectos tóxicos adversos.

Pero además, a estos efectos positivos se ha sumado otro que ha terminado por convertir al cardo mariano en una de las plantas más buscadas dentro de la medicina alternativa. Su tremendo efecto antioxidante, hasta 10 veces mayor que el de la vitamina E, que puede tener efectos muy positivos a la hora de perder peso.

Al menos así queda reflejado en libros como “The Detox Strategy”, en el cual, su autora, Brenda Watson, recomienda tomar cardo mariano para mejorar la capacidad de desintoxicación natural de nuestro organismo, de forma que se facilite la pérdida de peso.

La clave para entender el secreto del éxito del cardo mariano como suplemento dietético está en uno de los componentes que se encuentran en sus semillas, la silimarina. Esta sustancia tiene la condición de ser hepatoprotectora, o lo que es lo mismo, protege al hígado, que es el órgano encargado de limpiar de impurezas la sangre.

La acción de la silimarina fomenta la eliminación de los radicales libres, facilita la regeneración de tejidos y permite que el hígado registre un perfecto funcionamiento, lo que conduce a una mejor desintoxicación del organismo y por tanto a mejorar la pérdida de peso.

Los espectaculares resultados que muchas personas afirman haber logrado gracias al cardo mariano, han hecho de éste uno de los complementos dietéticos más demandados del mercado.

No obstante, es muy importante recordar, que antes de comenzar a tomar cardo mariano, o cualquier otro suplemento destinado a la pérdida de peso es recomendable consultar primero con un médico, que es quien mejor nos puede orientar al respecto de su uso.

Aplicaciones Terapéuticas Del Cardo Mariano

Aplicaciones Terapéuticas Del Cardo Mariano

La Comisión E de Alemania ha autorizado el uso de cardo mariano para el “daño tóxico hepático y como tratamiento de apoyo de las enfermedades crónicas que cursan con inflamación del hígado y de la cirrosis hepática”.

Esta planta se utiliza extensamente en caso de insuficiencia hepática y biliarhígado graso por alcoholismocirrosis y hepatitis alcohólicatoxicidad hepática inducida por químicoshepatitis viral (aguda y crónica), y cuando se produce una elevación de las enzimas hepáticas de causa desconocida.

Además, el cardo mariano se incorpora en ocasiones, como agente hepatoprotector, a los tratamientos médicos que incluyen medicamentos de los que se conoce que provocan toxicidad para el hígado.

El uso de esta hierba produce una mejoría moderada en los síntomas de las enfermedades hepáticas crónicas (náuseas, debilidad, pérdida de apetito, fatiga e incluso dolor). Además mejora los niveles celulares gracias a su efecto regenerador de los hepatocitos, sin embargo, no es eficaz en estados avanzados de la enfermedad.

Estudios preliminares sugieren que el cardo mariano puede ser útil en la disolución y prevención de los cálculos biliares. También es útil en caso de digestiones lentas e inapetencia, y en el tratamiento de hemorragias de diferente naturaleza (metrorragia, hematura y hemorragias nasales frecuentes).

La silibina del cardo mariano se extrae para ser administrada por vía intravenosa, en el tratamiento de las intoxicaciones por consumo de setas venenosas (Amanita phalloides y similares).

Es muy importante recordar que todas las enfermedades hepáticas deben ser tratadas por un médico. Para prevención, el uso del cardo mariano no entraña ningún riesgo, pero en caso de enfermedad manifiesta es necesario el consejo de un especialista, para determinar la dosis más adecuada a cada caso.

Acción Farmacológica Del Cardo Mariano

Acción Farmacológica Del Cardo Mariano

Los principios activos contenidos en los frutos de cardo mariano ejercen su principal efecto terapéutico a nivel hepático: escolagogo y hepatoprotector; además también actúa como aperitivotónico digestivo y diurético.

Numerosos estudios animales han encontrado que el extracto de cardo mariano, puede proteger frente a la toxicidad hepática causada por sustancias tan diversas como tolueno, xileno, hidrocarburos aromáticos policíclicos, acetaminofeno, tetracloruro de carbono y tetraclorometano. Por ello puede ser considerado un producto para proteger a aquellas personas cuyo trabajo implique una exposición a tales productos químicos.

Por su parte, la silibina administrada por vía intravenosa, es uno de los pocos antídotos conocidos para el envenenamiento por consumo de Amanita phalloides, una seta altamente venenosa cuyas toxinas atacan al hígado.

Otros efectos menos conocidos y empleados de esta planta, están relacionados con sus propiedades antipiréticas y hemostáticas (antihemorrágicas).

Un reciente estudio llevado a cabo, ha puesto de manifiesto que el cardo mariano posee una interesante acción neutralizante de los radicales libres, que puede resultar de gran utilidad como protector frente a los tumores.

Estudio Químico Del Cardo Mariano

Estudio Químico Del Cardo Mariano

El fruto de cardo mariano contiene aproximadamente un 15-30% de aceites grasos y un 20-30% de proteínas.También contiene taninoshistamina y tiramina, en pequeña proporción.

Su principio activo lo constituye una serie de bioflavonoides (flavolignanos) que se encuentran en una proporción del 1-4%: se trata de cuatro isómeros, que en conjunto reciben el nombre de silimarina. Estos compuestos son silibina, isosilibina, siliadina, y silicristina; de todo ellos, la silibina aparece ser la sustancia más activa como protector hepático.

Después de la administración oral de cardo mariano, se absorbe alrededor del 20-50% de silimarina, del cual el 80% se excreta por bilis y el 10% se incorpora a la circulación enterohepática.

Los niveles de estado estacionario se alcanzan en aproximadamente 24 h. La biodisponibilidad y los niveles plasmáticos pueden variar dependiendo de la forma en la que la planta es manufacturada. La silibina parece concentrarse en la bilis, alcanzando concentraciones mayores que en plasma.

Las hojas de cardo mariano, a menudo empleadas en las ensaladas, son ricas en ácido fumárico (pueden llegar a contener un 3.3%).

Qué Es La Silimarina

Qué Es La Silimarina

La Silimarina es una sustancia que se encuentra presente en las semillas del cardo mariano y que tiene beneficiosas propiedades para el hígado. En concreto, se trata de tres flavonoidessilibinasilidianina y silicristina, que juntos reciben dicho nombre.

La capacidad de la Silimarina de estimular la síntesis de proteínas permite que el hígado pueda regenerar las células dañadas por otras nuevas, y por tanto, sanas. Sin embargo, -y ésto es lo curioso-, dicho efecto no se produce sobre tejidos malignos.

La Silimarina actúa modificando la membrana celular externa de los hepatocitos e impidiendo que las toxinas puedan acceder al interior de las células. También estimula la actividad de la polimerasa A nucleolar, lo que ocasiona un incremento en la síntesis ribosomal de proteínas y permite, por tanto, que el hígado se regenere formando nuevos hepatocitos.

Gracias a ello, la ingestión de Silimarina, o en su defecto, de Cardo Mariano, supone una importante ayuda en casos de cirrosis, hepatitis vírica, ictericia, y otras enfermedades hepáticas.

Sin embargo, no es ésta su única aplicación. La Silimarina se ha revelado como un potente antioxidante, cuyo efecto es 10 veces más potente que el de la vitamina E a la hora de contrarrestar la acción de los radicales libres, que son los responsables del envejecimiento celular.

También se le atribuyen otras propiedades beneficiosas de cara a la prevención del cáncer y su tratamiento, en problemas cardiovasculares ocasionados por altos niveles de colesterol y triglicéridos., o en casos de diabetes, puesto que su capacidad regeneradora no se limita al hígado, sino que también tiene efectos sobre el páncreas, que es el órgano que libera insulina y por tanto, regula los niveles de azúcar en la sangre.

Si bien gran parte de toda esta batería de beneficiosas propiedades han ido siendo descubiertas a lo largo de las últimas décadas, el uso del cardo mariano como planta medicinal se remonta a muchos siglos atrás. Aun desconociendo que la Silimarina era la responsable de la función hepatoprotectora de ésta planta, la sabiduría popular supo identificar sus bondades y la incorporó como remedio natural.

Infusión De Cardo Mariano

Infusión-De-Cardo-Mariano

Gracias a los excelentes resultados obtenidos en numerosos estudios clínicos, el cardo mariano es fácil de encontrar tanto en farmacias, como en herbolarios, parafarmacias y tiendas de productos dietéticos.

Puede tomarse como infusión (planta entera), cápsulas, extracto fluido, extracto seco o tintura. El uso de una forma farmacéutica u otra dependerá sobre todo de los gustos particulares de cada persona, hay a quien preparar una infusión le resulta engorroso y prefiere algo más sencillo como las cápsulas.

La dosis recomendada, está en función del fabricante, ya que a no ser que el preparado que adquiramos sea estandarizado, la concentración de principios activos puede variar. Por ello se deben seguir siempre las indicaciones que aparecen en la etiqueta del producto y en caso de duda consultar con un especialista.

Infusión sencilla de cardo mariano

Puede resultar beneficioso tomar una taza de infusión de cardo mariano antes de las comidas, además de proteger el hígado hará que las digestiones sean más placenteras.

Para preparar una infusión basta con poner una cucharada de postre de la planta picada en una taza e incorporar agua hirviendo. Es necesario dejar reposar durante 10 minutos, para que los principios activos contenidos en el cardo mariano pasen al agua. Transcurrido el tiempo se cuela y se puede endulzar con miel, para que su sabor sea más agradable.

Infusión para cirrosis

En caso de cirrosis leve, se puede ayudar a la regeneración hepática tomando la siguiente infusión. En un tarro que se pueda cerrar herméticamente, se mezclan 50 g de frutos de cardo mariano, 30 g de flores de pasiflora y 20 g de raíz de diente de león. El recipiente se guarda en un lugar fresco y seco, protegido de la luz.

Para preparar la infusión se ponen 50 g de la mezcla en un litro de agua hirviendo, se deja reposar durante 15 minutos y después se cuela el líquido. La dosis recomendada es tres tazas al día.

Contraindicaciones Del Cardo Mariano

Contraindicaciones Del Cardo Mariano

A pesar de que el cardo mariano está reconocido como una planta que aporta un buen número de beneficios, existen determinadas situaciones en las que su uso no resulta aconsejable por ser susceptible de tener un efecto contraproducente.

Un colectivo que debe abstenerse de su consumo son las embarazadas y madres lactantes, ya que ambos son periodos en los que el niño se alimenta de forma directa del organismo de la madre. Pese a no haber evidencia científica de que el cardo mariano pueda producir daño a ninguno de los dos, por un elemental sentido de prudencia no parece recomendable tomar sustancia alguna de la que se desconozca su posible impacto.

Más documentados están los efectos del cardo mariano sobre la tensión arterial. Su uso puede producir una elevación de la misma, lo que lo hace poco adecuado para personas hipertensas. En cualquier caso, si se opta por su consumo, ha de hacerse bajo un estricto control, y cesar en el mismo si se observa que, efectivamente, está produciendo una alteración en los niveles normales.

El cardo mariano está contraindicado en personas que estén bajo tratamiento farmacológico con antidepresivos, ya que una de las sustancias que contiene, la tiramina, puede interactuar con la medicación en forma inadecuada.

Aunque escasos, también se han registrado casos de alergia al cardo mariano. En el caso de que a raíz de su consumo aparezcan enrojecimientos, inflamaciones, o cualquier otra sintomatología de tipo alérgico, debe suspenderse de inmediato la ingesta de esta planta.

Las personas que sufran diabetes también deben de ser especialmente cuidadosas en lo que se refiere al cardo mariano.

Cierto es que la silimarina disminuye los niveles de glucosa en sangre y por tanto puede resultar beneficiosa, pero si se toma medicación para tratarla, puede potenciar sus efectos y provocar una reducción demasiado drástica de los niveles de glucosa. Por este motivo, aunque no se desaconseja abiertamente su uso, sí que debe consultarse con el médico y mantener cierta vigilancia para asegurarnos de que no ocasiona problemas.

El consumo de cardo mariano es, esencialmente, seguro. Tan sólo se necesitan unas mínimas dosis de sentido común y la supervisión de un profesional de la salud para beneficiarse de sus propiedades.

Efectos secundarios del cardo mariano

Efectos secundarios del cardo mariano

A pesar de que el cardo mariano es una planta cuyos efectos suelen ser beneficiosos para el organismo, no puede dejarse de lado el hecho de que, como cualquier sustancia, puede no estar indicada en todos los casos ni para todos los individuos, y su ingesta puede acarrear algunos efectos secundarios no deseados.

Si bien durante muchos años se utilizó para aumentar la leche de las lactantes, hoy en día el cardo mariano se desaconseja para las embarazadas. Diversos estudios creen que podría tener efectos adversos para las mujeres en estado de gestación.

También se desaconseja su consumo en personas que sufran de hipertensión. En este tipo de casos es recomendable dirigirse a un médico especialista y buscar un posible sustitutivo al cardo mariano.

Por otra parte el cardo mariano tiene una serie de componentes que pueden resultar alérgicos, por lo que quienes padezcan alergias a alguna planta de la misma familia deben consultar con un alergólogo la posibilidad de tomar cardo mariano o no. Entre las reacciones alérgicas relacionadas con el cardo mariano están la aparición de urticaria y eczemas, que desaparecen rápidamente tras cesar en su ingesta, aunque en algunos casos puede ser necesario la toma de corticoides o antihistamínicos para que desaparezcan sus efectos completamente.

Además, debido a sus efectos sobre la glucosa de la sangre, los diabéticos deben tener mucho cuidado si deciden tomar cardo mariano.

También hay que mencionar que las propiedades del cardo mariano interfieren con la acción de varios medicamentos por lo que, si se está siguiendo algún tratamiento, se recomienda consultar con un médico antes de empezar a tomarlo.

En concreto, el cardo mariano está completamente desaconsejado en caso de que se estén tomando medicamentos contra la depresión (como diazepam, citocromo, zileuton, fluvastanina, losartán o warfarina entre otros muchos). En el supuesto de que alguna persona consuma habitualmente esta planta y le sea recetado alguno de estos medicamentos debe consultar con el médico para buscar algún posible sustitutivo.

Precauciones Con El Cardo Mariano

Precauciones Con El Cardo Mariano

El cardo mariano posee una toxicidad baja. En estudios llevados a cabo en animales, no se ha visto ningún efecto adverso, incluso cuando las dosis administradas fueron altas y el periodo de tiempo durante el que se administró fue prolongado. A pesar de ello, existen personas que deben tomar precauciones durante su uso.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios son poco frecuentes, pero puede provocar molestias gástricas en personas especialmente sensibles. Además, debido a que el cardo mariano estimula la actividad hepática y biliar, al principio del tratamiento pueden aparecer una ligera diarrea, que desaparece espontáneamente al cabo de unos días.

Contraindicaciones

Debido a su contenido en tiramina, deben extremarse las precauciones en cuanto a su uso, tanto en personas que sufren hipertensión arterial, como en caso de padecer migrañas.

Basándose en su extensa utilización como alimento, parece ser seguro durante el embarazo y la lactancia; sin embargo, la seguridad en niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y en individuos con insuficiencia renal aguda, no ha sido establecida de forma probada.

Interacciones medicamentosas

En caso de encontrarse sometido a tratamiento con anticonceptivos orales, conviene saber que el cardo mariano puede reducir su eficacia.

Por otra parte, puede resultar beneficioso administrarlo conjuntamente con medicamentos hepatotóxicos gracias a su efecto protector y regenerador del hígado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.