Ginseng asiático (Panax ginseng)

El ginseng es una de las plantas más controvertidas que existen, de ella se han escrito ríos de tinta y se han realizado numerosos estudios. Si deseas poner un poco de claridad y conocer qué hay de cierto en todo el mito que rodea al ginseng, no te pierdas este artículo.

Nombre botánico

Aunque existen varias especies relacionadas entre sí, cuando nos referimos al ‘ginseng’ a secas, estamos hablando concretamente de la especie Panax ginseng C.A.Meyer.

Nombres comunes

Español: Ginseng, ginseng coreano, ginseng chino, ginseng asiático.
Inglés: Ginseng
Francés: Ginseng
Alemán: Ginseng
Italiano: Ginseng
Portugués: Ginseng

Un poco de historia…

El nombre de esta planta procede del término griego ‘panakos’ que significa panacea (remedio para todas las enfermedades) y de la palabra china ‘gin seng’ que significa ‘hombre-raíz’, haciendo expresa alusión la forma antropomorfa que poseen las raíces de esta planta.

Se trata de una planta utilizada en la medicina tradicional china desde hace más de 2.000 años. La primera referencia escrita de su uso medicinal data del siglo I a. C., en este texto se hace referencia a que el ginseng ‘llena el Qi original, tonifica los pulmones, fortalece el bazo, tonifica el estómago, beneficia al yin, genera fluidos, beneficia el Qi cardíaco y calma el espíritu’.

Los emperadores chinos creyeron que les haría vivir (y ser sexualmente potentes) para siempre y, las familias plantaban el ginseng en parcelas ocultas de los bosques como una inversión que aportaría sumas enormes de dinero.

Estudio botánico

El ginseng es una planta frecuentemente falsificada, por eso conviene saber cómo distinguirla para que nadie nos pueda engañar.

Descripción de la planta

El ginseng pertenece a la familia de las Araliáceas y la parte utilizada es la raíz, procedente de especímenes de 6-7 años de edad. Se trata de una planta herbácea, vivaz, con ramas que pueden alcanzar 30-50 cm de alto y cuyas hojas son verticiladas, digitadas y compuestas (normalmente poseen 5 hojitas pequeñas, llamadas foliolos).

La raíz está tuberizada y puede llegar a alcanzar grandes dimensiones (10-25 cm de largo por 1-2 dm de diámetro máximo). Tiene forma cilíndrica, aunque las más apreciadas y más caras son aquellas que poseen forma antropomorfa, es decir, similar al cuerpo de un hombre; y su superficie externa es blanco-amarillenta.

Origen geográfico

Es originario del norte de China y Corea. En estado salvaje crece en los bosques de las montañas de que van desde Nepal a Manchuria y también en Corea; así mismo es cultivado en China, Corea, Japón y zonas orientales de Rusia, aunque el de mejor calidad es el que crece de forma espontánea.

Condiciones de cultivo y recolección

El ginseng asiático crece en las pendientes de las montañas y para su cultivo precisa de un suelo rico y sombreado.

La recolección tiene lugar en primavera y en otoño. Sólo se cosechan las raíces procedentes de plantas con 6-7 años de edad, lo cual hace que se trate de un producto caro.

Existen dos variedades comerciales, el ‘ginseng blanco’ y el ‘ginseng rojo’. El primero se refiere a la raíz seca no procesada, es decir, secada a temperatura ambiente; mientras que el segundo se atribuye a la raíz seca, sometida a un tratamiento térmico (vapor de agua hirviendo).

Aplicaciones terapéuticas

Ginseng Asiático (Panax Ginseng)

El ginseng puede emplearse en caso de astenia, estrésfatiga física y mentalperiodos de convalecencia, diabetes ligera, disminución de la líbido por estrés, hipotensión, exceso de colesterol, prevención de infecciones (especialmente gripe y resfriados) y como apoyo en las enfermedades que tengan comprometido el sistema inmunitario como es el caso del Sida.

En un ensayo in vitro realizado en animales de experimentación, se encontró que un extracto de ginseng disminuyó la proliferación celular en el cáncer de pecho y aumentó la eficacia de la mayoría de los tratamientos quimioterápicos probados.

Precauciones

Existe la creencia equivocada de que las plantas medicinales son seguras siempre; este desconocimiento lleva a que muchas veces su empleo de manera equivocada provoque efectos negativos en las personas. Para evitar que sea éste nuestro caso, conviene tener en cuenta los siguientes puntos:

Efectos secundarios

Sus efectos secundarios son poco frecuentes, salvo que su uso sea continuado; en este caso se produce lo que los especialistas denominan ‘Síndrome de abuso al ginseng’ caracterizado por hipertensión arterial, nerviosismo, insomnio y diarrea por las mañanas.

En las mujeres esta planta produce un aumento en la producción de hormonas pudiendo aparecer cuadros de hiperestrogenismo que se manifiestan con metrorragias (menstruaciones excesivamente abundantes) y mastalgias (dolor de los pechos).

Contraindicaciones

Evitar su uso en caso de hipertensión, estados de ansiedad, excitabilidad e insomnio, y durante el embarazo y lactancia.

Interacciones medicamentosas

Vigilar la administración ginseng si se está sometido a tratamiento con los siguientes medicamentos:

Fármacos metabolizados por el enzima CYP3A4: El ginseng puede interferir la metabolización de aquellos fármacos que requieren la actuación de la enzima CYP3A4. Si se desconoce si los medicamentos que se están tomando pertenecen a este tipo, conviene consultar con un médico o farmacéutico.

IMAOs y digitálicos: El ginseng pueda causar un aumento de la acción farmacológica de estos medicamentos.

Anticoagulantes orales: El ginseng puede disminuir la acción farmacológica de estos medicamentos.

Clorpromazina: Se ha observado que el ginseng disminuye los efectos farmacológicos de este fármaco.

Insulina: El ginseng puede reducir la dosis necesaria, por lo que conviene consultar con un médico para ajustarla.

Estudio químico

Ginseng Asiático (Panax Ginseng)

La raíz de ginseng está compuesta por almidóntrazas de aceites esenciales y fitoesteroles (beta-sitosterol).

Los principios activos corresponden a los saponósidos triterpénicos (2-3%) denominados ginsenósidos y de los cuales se han identificado 18, entre ellos, los más estudiados son el Rb1 y el Rg1. Se trata de derivados del ácido oleanólico, panaxadiol y panaxatriol.

Contiene así mismo vitaminas del grupo B (B1, B2, B12, nicotinamida, ácido pantoténico y ácido fólico) y vitamina C; sales minerales (fósforo, cobre y magnesio, entre otras) y también aminoácidos.

Acción farmacológica

El ginseng es muy apreciado por sus variadas acciones. Sus virtudes son tan amplias que su nombre botánico ‘Panax’ procede del término ‘panacea’.

Presenta excelentes propiedades como adaptógeno, tónico general, estimulante del sistema nervioso central y del sistema inmunitario, reforzador de la función mental y de la actividad física, antitumoral e hipoglucemiante. Además estimula las glándulas suprarrenales y posee acción estrogénica.

No es que sea un afrodisíaco, propiamente dicho, ya que no es capaz de aumentar el apetito sexual, pero tiene una acción antifatiga y antiestrés que ayuda a luchar contra el agotamiento, por lo que muchas veces se usa con fines estimulantes.

Preparaciones de interés

Existen diferentes presentaciones disponibles en el mercado: planta entera (té especial y decocción), extracto seco, extracto fluido, tintura y nebulizado. La dosis a tomar dependerá de la concentración de principios activos presentes, pero nunca debe ser mayor de 1 g al día.

Decocción de raíz de ginseng

Para preparar una deliciosa infusión con ginseng, sólo tenemos que poner 1 g de la raíz en 250 cc de agua, dejar que hierva durante 3 minutos y transcurrido el tiempo, procurar que el preparado repose 10-15 minutos, colar y ya estará lista para tomar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.