Hierba Luisa (Lippia triphilla)

De agradable olor a limón, la hierba Luisa es una planta muy empleada para facilitar las digestiones, y gracias a que carece de efectos secundarios, se recomienda en caso de indigestiones infantiles.

Nombre botánico:
La hierba Luisa se conoce bajo dos denominaciones botánicas: Lippia citriodora H.B. o Lippia triphilla Kuntze.

Nombres comunes:
Español: Hierba Luisa, María Luisa, hierba de las tres hojas, hierba cidrera, cedrón, cedroncillo, cidrón
Inglés: Lemon verbain
Francés: Verveine odorante, verveine citronnelle
Alemán: Echtes Verbememkraut
Portugués: Verbena cidrada, bela luisa, pessegueiro inglés

Un poco de historia…

En Europa, la hierba Luisa era desconocida hasta el descubrimiento de América. Fue a partir del siglo XVIII cuando esta hierba empezó a cultivarse en jardines y huertos por su agradable olor a limón.

Parece ser que esta planta recibió su nombre común, en honor a la esposa de Carlos IV, la reina María Luisa.

Aplicaciones terapéuticas

La hierba Luisa está indicada para el alivio de todo tipo de problemas digestivos, y más concretamente en caso de dispepsias, meteorismo, digestiones lentas, espasmos gastrointestinales, gastritis, vómitos, inapetencia, dismenorrea y jaquecas.

También resulta útil en el tratamiento de alteraciones nerviosas y en caso afecciones respiratorias, para calmar la tos y despejar las vías respiratorias.

Su acción es muy suave, por lo que puede emplearse sin miedo en los niños.

Estudio botánico

Hierba Luisa (Lippia triphilla)

Para no confundir la hierba Luisa con otras plantas de su misma familia como la verbena o la melisa, conviene leer atentamente los siguientes apartados:

Descripción de la planta

Se trata de un arbusto perteneciente a la familia de las Verbenáceas que puede alcanzar entre 1.5-2 m de altura, con hojas de color verde pálido, enteras, verticiladas y lanceoladas, ásperas por la parte de arriba y lampiñas por abajo, que desprenden un característico olor a limón.

Sus flores que se disponen en forma de espiga, son pequeñas y tienen un cáliz tubular rodeado por cuatro pétalos estrellados, de color blanco en la parte exterior y azulados dentro.

La parte empleada en terapéutica son las hojas.

Origen geográfico

La hierba Luisa es originaria de América del Sur (Perú, Uruguay, Argentina y Chile) pero fue introducida en Europa meridional (Francia, España y región de Calabria), norte de África, Cáucaso, India y Australia.

Condiciones de cultivo y recolección

Se reproduce por esquejes y para que crezca bien debe exponerse al sol y situarse al abrigo de los vientos. En caso necesario, durante el invierno puede protegerse el pie de la planta con paja, porque no soporta las heladas.

Generalmente se realizan dos cosechas al año, una en julio y la otra en octubre; pero si el clima ha sido favorable, pueden llevarse a cabo hasta tres recolecciones.

Estudio químico

Hierba Luisa (Lippia triphilla)

Las hojas de hierba Luisa contienen agua (6-8%) y sales minerales (12-15%).

Aunque su principio activo lo constituye un aceite esencial que en la planta fresca se encuentra en una proporción del 0.07-0.2% y es rico en citral (30%); este aceite esencial también contiene carburos (limoneno), alcoholes terpénicos (linalol, terpineol), un pequeño porcentaje de cineol y un aldehido sesquiterpénico: cariofileno.

Acción farmacológica

La esencia, que es el principio activo de la hierba Luisa y el responsable de su empleo medicinal tiene propiedades aperitivas, eupépticas, carminativas y espasmolíticas que facilitan los procesos digestivos; además posee una acción expectorante suave que la hace apropiada en caso de problemas respiratorios.

Además es un buen aromatizante usado ampliamente en diferentes preparados comerciales, como corrector organoléptico en alimentación y perfumería.

Preparaciones de interés

La hierba Luisa se puede tomar en forma de infusiones o de tintura, y es frecuente encontrarla como ingrediente de diferentes formulaciones para el alivio de problemas digestivos y como aromatizante, gracias a su delicado olor a limón. También puede someterse a destilación para obtener de ella exclusivamente, el preciado aceite esencial.

La dosis recomendada vendrá en función de la concentración de principio activo presente en el preparado comercial.

Infusión digestiva

Hierba Luisa (Lippia triphilla)

En caso de problemas digestivos relacionados con espasmos gastrointestinales puede ser útil elaborar una infusión en la que mezclaremos 20 g de cada una de las siguientes plantas medicinales: hierba Luisa, manzanilla, hinojo, angélica y milenrama.

Cuando aparezcan molestias digestivas acompañadas de irritación gastrointestinal y aerofagia, se puede tomar una tisana preparada a partir de una 1 cucharada sopera de la mezcla anterior, en una taza con agua hirviendo. Conviene dejar reposar durante 15 minutos aproximadamente, para que los principios activos pasen al agua de la infusión y tapando para evitar que el aceite esencial se pierda.

Se pueden tomar 2-3 tazas al día, preferentemente después de las comidas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.